Saltar al contenido
Portada » Avilés en autocaravana: ¿qué lugares visitar en esta escapada asturiana?

Avilés en autocaravana: ¿qué lugares visitar en esta escapada asturiana?

  • Caravanas

Asturias es uno de los destinos preferenciales para el turismo de autocaravana. Las rutas de Oviedo y Gijón gozan de popularidad entre el público caravanista, pero a menudo se olvida que las de Avilés no tienen nada que envidiarles. Así lo pone de manifiesto su oferta de palacios e iglesias o la abundancia de parques públicos que merece la pena visitar en familia, en pareja o en solitario.

 

Para comenzar un viaje en autocaravanas aviles, no hay mejor destino que Sabugo, probablemente el barrio más célebre de este municipio y concejo asturiano. Antiguo distrito de pescadores del siglo XX, la arquitectura y trazado urbano de Sabugo es una invitación sincera a retroceder hasta el periodo medieval, con sus emblemas, empedrados y espíritu añejo de especial atractivo para el visitante extranjero.

 

Los entusiastas del turismo sobre ruedas no deben abandonar Avilés sin visitar sus dos principales iglesias, a saber: la de San Nicolás de Bari y la de los Padres Franciscanos. Esta última se yergue en la Plaza de España y destaca por su fachada de estilo románico, cuya construcción se remonta a los siglos XII y XIII, nada menos. De época similar es la primera iglesia, conocida a su vez como Iglesia de San Antonio de Padua, ya que fue edificada por la orden de los monjes franciscanos. Por su bello estilo gótico con abundantes representaciones inspiradas en la flora y la fauna, este templo fue declarado Bien de Interés Cultural.

 

Pero Avilés aún depara otras sorpresas para los viajeros en autocaravana. Una de ellas es el Palacio de Balsera, sito en la calle de San Francisco, originario de 1917. No obstante, su imponente fachada rivaliza con la del Palacio del Marqués de Camposagrado, una antigua fortaleza asturiana dotada con dos torres laterales, de singular atractivo.

 

Porque hablar de Asturias es hablar de naturaleza, los parques públicos ocupan un lugar destacado en la ruta caravanista por Avilés. Hay más de trece ocupando una superficie de 272 mil metros cuadrados. En concreto, el Parque de Ferrera sobresale por su antigüedad, belleza y solera, con numerosos boscajes y un estanque donde se aúnan los estilos inglés y francés.